Arduino, del bebé al ingeniero.

A estas alturas de la película, considerando que Arduino salió al mercado en el año 2005, es curioso ver como continúa la expansión de Arduino de forma universal. No es el primer ingeniero que me comenta que por fin se ha comprado un Arduino para aprender cómo funciona. Yo siempre contesto para ofenderles ¡Pero si eso es cosa de niños! Y es que realmente Arduino es un sistema magnifico para cualquier edad y debería ser parte de la formación de cualquier colegio o universidad.

¿Pero que coño es Arduino?

Hay quien a estas alturas, no tenga ni idea de que es exactamente, algo totalmente normal considerando que una gran parte de la población aún no está digitalizada. Para quien pertenezca a este grupo de personas es este artículo.

Estaremos de acuerdo que todos los aparatos que últimamente salen al mercado tienen pilas, lucecitas, se conectan a la electricidad o al móvil, incluso a internet; vamos, que llevan una plaquita electrónica con un «microchip».

Bien, pues Arduino es un sistema muy simple y con gran capacidad de volverse complejo según nuestras necesidades, que permite prototipar esas plaquitas, es decir programar nuestros propios inventos.

¿Que nos permite Arduino?

Nos permite realizar cualquier proceso de entrada/salida, analogico o digital. A que me refiero con esto, imaginemos un producto que lleva 4 botones y al pulsar uno de los botones enciende una luz y suena un sonido, bien, pues Arduino es capaz de gestionar el pulso de entrada (Pulsado un botón) y dar la salida para que se encienda una luz y suene el sonido por un altavoz.

Podemos añadir al sistema, sensores, accionadores, botones, luces, altavoces etc etc etc..

¿Es un juguete?

Si y no, es decir, de forma controlada cualquier niño puede jugar con el sin problema alguno, controlando la entradas y salidas que utiliza (Que sean de bajo voltaje, corriente contínua…) y puede llegar a ser el juguete que te marque la vida, seguro que algún niño empieza con Arduino y acaba en la NASA.

Pero como digo, también puede dotarse de toda la complejidad que queramos, añadiendole accionadores, actuadores, relés, podemos controlar lo inimaginable y de este modo, puede llegar a ser tan peligroso como queramos, incluso letal.

¿Está diseñado para uso en productos terminados (Producción)?

Arduino posee ya una amplia gama de productos, ha evolucionado mucho desde el 2005 y no todas las placas sirven para lo mismo, la más simple y utilizada posee el chip ATMEL 328, lo he visto en muchos productos finales, pero no es lo ideal para ese uso. Arduino está diseñado para prototipar, luego debe llevarse a cabo un proceso de ingeniería, de validación, con una parte importante de miniaturización. El problema es que esta parte del proceso (Prototipo a Producción) necesita alto nivel de conocimiento o invertir dinero, y algunas startups optan por no complicarse la vida y replicar el circuito del prototipo en el producto final, es un error y tarde o temprano habrá problemas.

Por cierto también lo he visto sustituyendo a sistemas PLC. Utilizar un Arduino Mini gestionando el core de una máquina puede ser incluso peligroso, es un sistema de prototipado y no se puede comparar un producto de 2€ con un PLC de 300€, que funcione, no quiere decir que sea estable y confiable a lo largo del tiempo.

Aún así yo he trabajado con él en prototipos de ingeniería «hard-core» y si se sabe escalar puede llegar a construirse PCB’s optimizadas utilizando el mismo micro, el 328p, lo que permite reprogramar el sistema a los ingenieros usando todas las librerías y la comunidad de Arduino, que no es lo mismo que utilizar un Arduino, pero es lo más parecido.

En resumen, todo el mundo debe saber que es Arduino, comprar uno, probarlo aunque sea a nivel simple y si tu hijo tiene más de 12 años y no tiene uno, ya tardas en hacerle ese pequeño gran regalo.